Archive for the ‘Uncategorized’ Category

día 50: 50.000 razones para seguir escribiendo

agosto 30, 2008

Tras unos días que me he tomado de descanso durante este mes de Agosto vuelvo al blog y compruebo, con alegría, que acaba de superar las 50.000 visitas desde su creación.

Desde luego colma con creces las expectativas iniciales del mismo, planteado como una guía útil para otras personas que, como yo, decidan dar el paso de emprender.

Este objetivo de utilidad se ve refrendado por los términos buscados en la web que más tráfico han traido al blog durante este periodo:

registro mercantil (1.330 visitas)
denominación social (1.132 visitas)
pago único (1.074 visitas)
plan de inversión (989 visitas)
ayudas para emprendedores (872 visitas)
primeros números (675 visitas)

También es interesante comprobar cuáles han sido los post concretos más visitados hasta la fecha:

día 8: primeros números (1.886 visitas)

día 0: ¿ha llegado el momento de irte de tu empresa?  (1.677 visitas)

día 6: en el Registro Mercantil (1.634 visitas)

Aunque en realidad, lo más satisfactorio de todo, ha sido la relación personal entablada con cientos de personas interesantes que se plantean emprender o lo han hecho recientemente a través de los comentarios del blog, por correo electrónico y, muchas veces, también en persona.

Espero seguir estando a la altura de las expectativas de todos ellos y muchos más durante, al menos, los próximos 50 días :)

día 8: primeros números

abril 11, 2008

En la mañana de ayer logré, gracias a un buen madrugón y a esperar pacientemente mi turno en el INEM, completar la solicitud de tramitación del pago único. En realidad, para poder solicitar el pago único formalmente hay que solicitar primero el subsidio de desempleo. Y es en un segundo paso cuando te dan la opción de ‘adelantarte’ parte de dicho subsidio para ayudarte con la inversión inicial de tu negocio.

Pues bien, cuando me dijeron que en función de mi base de cotización y mis 12 años de antigüedad laboral me correspondían 2 años de paro por importe de 1.100 euros al mes tuve la tentación de posponer mi aventura empresarial y concederme un bonito año sabático, dando quizá la vuelta al mundo. Pero rápidamente me sobrepuse a la tentación. Mis ansias emprendedoras pudieron más y, además, no creo que me lo perdonasen los lectores de este blog.

Por tanto pasé a tramitar a continuación la solicitud de capitalización de desempleo para convertirme en trabajador autónomo. Y junto a la solicitud hay que rellenar un pequeño formulario con los datos básicos del plan de inversión de la actividad empresarial prevista, indicando la ayuda exacta que esperamos del INEM. Os copio a continuación dicho formulario en una foto robada justo antes de entregárselo a la funcionaria correspondiente (que sepáis que me llamaron la atención pues “aquí dentro no se pueden hacer fotos”):

Como podréis comprobar, el total de inversión que he previsto son 26.000 euros, de los que yo aporto 3.000, entre amigos y familiares otros 2.000, el banco me financia otros 8.000 y el 50% restante es lo que solicito al INEM en forma de pago único. Dicha cantidad (13.000) es, aproximadamente, el 40% del paro que me correspondería durante los 2 años a que tengo derecho. El 60% restante me lo descontarán de las cuotas mensuales que me corresponderá pagar como autónomo durante los próximos 5 años (aprox. 240 euros/mes).

Pero para que el pago único se me conceda tendré que aportar, en el plazo de un mes, cuatro documentos importantes: alta en Hacienda y alta como autónomo, recibo del primer pago mensual como autónomo y los justificantes del gasto realizado por el importe solicitado (13.000 euros). Así que me voy ahora mismo a Hacienda a comenzar con mis nuevos deberes. !Hasta mañana!

día 7: vuelva usted mañana (y madrugue más)

abril 10, 2008

Como os comentaba hace unos días, tras darse de alta como demandante de empleo del INEM, y para lograr que este organismo nos conceda la ayuda económica conocida como ‘pago único’ que nos permitirá comenzar con cierta holgura nuestra actividad como emprendedor hay que volver a la ventanilla correspondiente a entregar correctamente cumplimentado el formulario que os muestro a continuación:

Ahora bien, así como en el primer trámite del INEM (opción A de la máquina expendedora) las colas no representaron un gran problema, en este segundo trámite (opción B correspondiente a la solicitud de los subsidios) la cosa se complica sobremanera: ayer me presenté a las 11 de la mañana, una hora después de comenzar su horario administrativo restringido (de 10:00 a 14:00) y la respuesta de la máquina expendedora de turnos fue la siguiente:

En resumen, “vuelva usted mañana y madrugue más”. Pues dicho y hecho. Aquí  estoy, a las 8:15 de la mañana, haciendo cola con otra veintena de demandantes a la espera de que este santo instituto abra sus puertas a las 10 horas y me de opción a tramitar esta misma mañana mi pago único. ¡Crucemos los dedos!

día 6: en el Registro Mercantil

abril 9, 2008

Otra de las gestiones más urgentes y sencillas por las que debe comenzar un emprendedor que aspira a crear un empresa es la consulta al Registro Mercantil Central para comprobar si la denominación social que deseamos para nuestra empresa está disponible. Este trámite hay que hacerlo en el registro central, que está en Madrid, y no en los provinciales, ya que se trata de comprobar que ninguna otra sociedad tenga dicha denominación en ninguna parte de España.

Para los que vivan en Madrid yo recomiendo acercarse en persona a la calle Príncipe de Vergara 94 (esquina con María de Molina) ya que es más barato y más rápido. Para los que prefieran hacerlo por Internet está operativa la siguiente dirección donde puede tramitarse la consulta cargándose el importe en una tarjeta de crédito o bien abonándolo contrareembolso a la recepción del certificado (el importe oscila entre 13,94 y 20,87 euros según la opción escogida). También está disponible el teléfono 902 884 442 donde nos resolverán cualquier duda al respecto en horario administrativo.

El trámite en sí es tan sencillo, como indicar, por orden de preferencia, las tres denominaciones que más nos gusten para nuestra sociedad, teniendo en cuenta que nos reservarán la primera de las mismas que esté disponible. Un buen truco es añadir al principio o al final del nombre que queremos para nuestra empresa una palabra complementaria que luego podremos usar o no, según decidamos, en el nombre comercial que utilicemos en el futuro. En mi caso las tres denominaciones que he solicitado son:

1. AGORA NEWS S.L.

2. AGENCIA AGORA NEWS S.L.

3. AGORA NEWS COMUNICACION S.L.

Es de interés reseñar que en la página web del registro figura un decálogo de Consejos Prácticos que nos ahorrarán perder el tiempo y el dinero con denominaciones que no son aceptadas. Por ejemplo incluir un dominio al final de la denominación (.es, .com, etc.) no está permitido, como tampoco los nombres genéricos o los anagramas.

En cuatro días hábiles, es decir, el próximo lunes 14, podré pasarme de nuevo por el registro a recoger el resultado de mi consulta y saber cuál será la denominación jurídica definitiva de mi futura agencia.

 

dia 5: un día en la cama

abril 7, 2008

Como a todo mortal, la gripe le llega antes o después a cualquier emprendedor. Y más si en un corto lapso de tiempo se acumulan mudanzas, negociaciones, gestiones diversas propias del emprendedor y trayectos constantes en moto donde al final te acaba pillando un buen aguacero.

Así que hoy ha sido un día de reposo forzado. Reposo pero no inactividad, ya que he aprovechado para darles el remate final a dos extraordinarias lecturas que recomiendo a cualquier emprendedor:

El Libro Negro del Emprendedor de Fernando Trías de Bes (también autor del best seller ‘la buena suerte’) : A diferencia de los manuales clásicos para emprender negocios, Trías de Bes no se centra en dar buenos consejos sino en advertir con claridad e incisión cuales van a ser las razones que posiblemente lleven a tu negocio al fracaso, tal y como ocurre en el 95% de las nuevas empresas que se crean en España. Tras analizar su propia experiencia y entrevistarse con medio centenar de emprendedores que acumulan una buena muestra de éxitos y fracasos en sus respectivas trayectorias, el escritor catalán determina 14 factores clave de fracaso que expone y desmenuza con fina ironía y de un modo tan políticamente incorrecto que llega a convertir en totalmente adictiva su lectura. Meter socios en la empresa a la ligera o no dedicarnos a algo que realmente nos gusta son solamente dos de los vicios altamente frecuentes en el emprendedor primerizo. Recomiendo al respecto el post  (y el rico debate generado) que  hace unos meses le dedicó Carlos Blanco en su blog.

El arte de empezar, de Guy Kawasaki, responsable del marketing de Macintosh durante los años ochenta y actual responsable del fondo de capital riesgo para start-up de base tecnológica Garaje Venture Capital, es un libro publicado en Estados Unidos en 2004 pero que acaba de llegar a las librerías españolas. Se trata de un manual para emprendedores de corte más clásico pero no exento de ironía y frescura aplicada a las decisiones básicas que debe tomar quien comienza cualquier tipo de emprendimiento (empresas, ONG o intraemprendedores). Desde su experiencia seleccionando y desechando cientos de proyectos que llegan a diario a su firma en busca de capital, explica los errores más comunes y señala las mejores prácticas a tener en cuenta por los nuevos emprendedores: “¿considera que su proyecto no contribuirá a hacer el mundo un poco mejor? -deséchelo-”; “¿Cree que ese añadido en su Power Point va a quedar guay?´-prescinda de él-”.

Se trata de un libro más extenso que el anterior pero que proporciona claves concretas para los primeros 100 días de todo nuevo proyecto con un enfoque eminente práctico: planteamiento inicial, posicionamiento, financiación, reclutamiento, plan de empresa, búsqueda de socios… Recomiendo al respecto el post que hace unas semanas le dedicó Angel María Herrera.

Mañana, con unos grados menos en mi temperatura corporal, reanudaré mis gestiones como emprendedor. Feliz comienzo de semana!

dia 4: en la cola del paro

abril 6, 2008

Recién conseguida la carta de despido, casi lo primero que debemos hacer es apuntarnos al paro (ni se os ocurra daros de alta como autónomos o crear vuestra empresa antes de hacerlo).

Para saber la oficina del INEM en la que debemos inscribirnos lo suyo es utilizar el búscador de códigos postales que incorporan en su página web o bien preguntarlo directamente en el teléfono 915859888. Si vamos una oficina distinta a la que nos corresponde, sencillamente, no nos atenderán. Hay que tener en cuenta que el Inem funciona con el ‘horario administrativo restringido’, es decir, de 10 a 14 horas. Para poder resolver en una sola visita las distintas gestiones necesarias, conviene, por tanto, apurar dicho horario y presentarse a primera hora.

El primer trámite será inscribirse como demandante de empleo (expendedor general de números, opción A). Tras aguardar un lapso variable de tiempo en la correspondiente sala de espera, nos atenderá un asesor para introducir en la base de datos nuestro perfil y experiencia laboral, a fin de que nos lleguen las ofertas de empleo más ajustadas a nuestras competencias profesionales (cuidado con ser demasiado honestos a la hora de confirmar los idiomas que hablamos y nuestras habilidades informáticas y administrativas ya que nos pueden llover ofertas de trabajo que no podríamos rechazar). Tras este trámite, ya tienes en la mano tu ‘cartilla del paro’ que deberás sellar en fecha fija cada 3 meses para mantenerte como beneficiario de las prestaciones públicas.

El segundo paso es obtener un nuevo número (expendedor del INEM, opción A) para solicitar formalmente las prestaciones por desempleo. Llegado nuestro turno un nuevo funcionario recabará la documentación que nos han facilitado en la empresa (básicamente la carta de despido y el certificado de cotizaciones sociales de la empresa) para comprobar que, efectivamente, tenemos derecho a la prestación por desempleo. Es en este paso cuando debemos manifestar nuestro interés por acceder al ‘pago único’.  Si todo ha ido bien, saldremos de esta segunda entrevista con dos formularios que deberemos rellenar: ‘solicitud de alta en la prestacion contributiva’ y ‘solicitud de pago único’. Aunque nuestro objetivo sea acceder a la segunda opción, según nos explican, primero hay que solicitar el paro convencional para después poder acceder al pago único.

Y hasta aquí me ha dado el ‘horario administrativo restringido’ del INEM. El próximo día laborable (lunes 7) continuaré con las gestiones para acceder al ‘pago único’ (opción B de la máquina expendedora de números) y seguiré contando mis nuevos pasos como emprendedor. Feliz domingo!

 

día 3: el meollo de las comunicaciones

abril 4, 2008

Antes que cualquier otra cosa, un emprendedor requiere estar bien comunicado: teléfono e internet son como el pan y el agua para un profesional en la era digital.

El teléfono móvil no es complicado: en cualquier tienda o gran almacen te activan el servicio sobre la marcha, ya sea con opción prepago o contrato y con la operadora y el plan que más te convenga. Tampoco la línea fija es complicada. Al menos en mi caso, telefónica no tardó ni 24 horas en tramitar el alta y la instalación. Pero luego viene Internet y…ay, ay, ay, la cosa está muy malita para el que tiene prisa.

Primero el clásico ADSL de Telefónica (ONO no llega a mi barrio): fantástica tarifa de 10 MG por 44 euros al mes. El problema es que los 10 MG sólo te los garantizan de subida. La bajada, “como con cualquier otra operadora, con suerte, será de 3 MG”. ” ¿ y me lo puedo llevar puesto? “. Pues resulta que no, que ya te llaman sus técnicos, en un plazo de 3 a 5 días hábiles, para concertar la visita para la instalación. Y telefónicamente, me entero, además, que el router necesario para instalar la red wifi suele tardar hasta 20 días.

En paralelo, manejo otras opciones. Voy al stand de Vodafone en el Corte Inglés y me informo sobre el Modem para acceder a Internet en banda ancha que tanto promociona últimamente la compañía británica y, por supuesto, todo son parabienes: “nos lo están quitando de las manos, sólo nos quedan dos unidades, los dos primeros meses son gratis y luego sólo 39 euros/mes….). El caso es que me lo llevo, pues no quiero pasar un día más sin Internet.

Al intentar instalar en el PC el “software de controlador de dispositivo” todo son frustraciones: “no se encuentra el software necesario” “inserte el CD con el software necesario….” Decido volver al Corte Inglés, preguntan al técnico y averiguan lo que ocurre: el famoso ‘Vodafone Mobile Connect Modem” fabricado por la empresa china Huawei no es compatible con el Windows Vista, que viene instalado de serie en el 100% de los PC comercializados en la actualidad. El voluntarioso técnico de corbata naranja intenta bajarse un parche sin ningún éxito. Finalmente me emplazan a rescindir el contrato o esperar una semana a que llegue la nueva remesa de módems, que supuestamente ya será compatible con el actual sistema operativo de Microsoft.

Y decido esperar. Esperar y seguir conectándome desde las redes WIFI que algún altruista o despistado usuario deja abiertas de cuando en cuando para consuelo de emprendedores resignados como yo. De unos días a esta parte me he convertido en el mejor cliente de la cafetería (free-wifi) Arandio, en San Benito esquina Castellana, desde donde hoy escribo este post.

Día 2: ¿dónde me meto ahora?

abril 3, 2008

Tras recoger el finiquito, vaciar tus cajones y salir por la puerta con la típica caja de cartón repleta de cachivaches acumulados durante 10 años, vas a experimentar dos sentimientos contrapuestos: la euforia por haber logrado tu propósito (con celebración más o menos contenida) y el síndrome de abstinencia a la mañana siguiente. ¿Donde me meto ahora? es la primera cuestión que pasa por tu cabeza tras sonar el despertador en tu primer día fuera de la empresa.

 “Trabaja desde casa, ahorra costes y ya llegarán tiempos mejores” puede ser un legítimo consejo de amigos y familiares que conviene escuchar con las debidas cautelas si no quieres poner a prueba tu disciplina y la debida separación entre la vida familiar y laboral. “Ese precioso Loft con fachada de cristal que he visto en la Castellana” puede ser la tentación que te corra por las entrañas pero a la que debemos hacer oídos sordos en esta primera etapa si no queremos consumir nuestros recursos aceleradamente.

vivero de Vicálvaro Navegando por Internet se encuentran recomendables opciones intermedias, como son los Viveros de Emprendedores que administraciones públicas y universidades promueven en muchas ciudades españolas. En mi caso he optado por presentarme a las convocatorias municipales de Madrid Emprende y, si todo va bien y mi solicitud es aceptada, dentro de unos días tendré un bonito despacho subvencionado y con todos los servicios comunes incluidos en el Vivero de Empresas de Vicálvaro, gestionado conjuntamente por el ayuntamiento de Madrid y la Universidad Rey Juan Carlos.

día 1: I´m fired! (I got it)

abril 2, 2008

¿Qué tiene de positivo el despido para un emprendedor? Más allá de la indemnización a la que la empresa está obligada el despido es beneficioso  por las ayudas a las que se puede optar desde la condición de parado: en primer lugar, como es conocido, el subsidio por desemplo puede ser un colchón económico durante los primeros meses de planificación de la nueva actividad pero es que, además, existen figuras de fomento del autoempleo como ‘el pago único’ que te permiten capitalizar los subsidios futuros de modo anticipado para comenzar tu actividad como autónomo o empresario con una valiosa ayuda en la inversión inicial.

Y en ello estoy en este momento, desde que antesdeayer, 31 de marzo, firmé mi carta de despido. En futuros post iré contando lo fácil o difícil que resulta en la práctica acceder a dicho ‘pago único’ así como el resto de peripecias que me puedan acontecer en los 30 días que me he marcado de plazo para poner en marcha mi propia agencia. En consecuencia, prometo un mínimo de 30 post a lo largo de este mes.

día 0: ¿ha llegado el momento de irte de tu empresa?

abril 2, 2008

No es difícil darse cuenta de que ha llegado el momento de dejar tu empresa. Basta con estar atento a los siguientes síntomas:

Ya no te despiertas antes de que suene el despertador. De hecho, apuras los últimos minutos en la cama cada mañana. 

Escribes con más ilusión en tu blog que en las publicaciones corporativas.

Las tarjetas de visita comienzan a acumular polvo en tus cajones. En las reuniones sociales respondes a la tarjeta que te dan con “ya te mandaré un mail para seguir en contacto”.

Dejas de intentar convencer a tus superiores para aprovechar las oportunidades de negocio que detectas en el mercado.

No te sientes motivado para motivar a tus subordinados.

Las personas a las que admiras en tu empresa cambian de trabajo. Las otras se quedan.

Te pasa por la cabeza la idea de acomodarte en tu puesto durante los próximos años, vivienda de las rentas de tus éxitos y tu antigüedad en la empresa.

Has ascendido lo suficiente en tu empresa como para que no te quede más remedio que interiorizar los valores corporativos y, sin embargo, no compartes dichos valores.

Dejas de sentirte orgulloso de hablar en nombre de tu organización y prefieres hablar en tu propio nombre.

A medida que estos síntomas se acumulan, la evidencia es clara: ha llegado la hora de irte. Y en mi caso, no me valía la opción de irme a otra empresa. Al menos, a ninguna de las que conozco en mi sector.  Todo lo que no fuese seguir estrictamente mi brújula interior lo sentiría como una traición a mi mismo. No me ha quedado más remedio que convertirme en EMPRENDEDOR para poder seguir siendo yo mismo.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 48 seguidores