día 92: reflejar el pasado, gestionar el presente, pensar el futuro

Coincidiendo con mi participación en el I Salón Mi Empresa orientado a pymes y autónomos con ganas de hacer crecer su negocio, he sacado un momento para reflexionar sobre los mecanismos que regulan el crecimiento de una empresa nueva y sin financiación externa como Agora News

Mi primera conclusión es que el empresario-emprendedor que se decida a lanzarse a la piscina, y más en en estos momentes, está obligado desdoblar su análisis del negocio en tres planos paralelos: pasado, presente y futuro

Reflejar la Cuenta de Resultados: los resultados de la empresa, es decir, los ingresos y gastos definitivamente generados son siempre un ejercicio a pasado. Hasta que no ha concluído el periodo temporal correspondiente nunca puedes estar seguro de las ventas efectivamente realizadas y los consumos en que has incurrido. Es fundamental reflejar los resultados de forma realista para poder acometer tanto el presente como el futuro.

Gestionar la Tesorería: reclamar el cobro que procede, abonar los importes debidos e incluso retener pagos en caso necesario es un ejercicio de disciplina diaria y constante equivalente al palo de equilibrio del funambulista. Sólo con una foto precisa del pasado reciente se puede gestionar el presente con plena lucidez.

Planificar el Presupuesto de gastos: ampliar o no plantilla, reclutar colaboradores, invertir en nuevos equipos o instalaciones necesarios para el crecimiento del negocio sólo está al alcance del que conoce con exactitud las ventas y gastos pretéritos y gestiona con mano ferrea el efectivo disponible en cada momento.

Si para un período determinado de tiempo superponemos en un plano el pasado, presente y futuro de un negocio, pongamos por caso, el de Agora News en un entorno de restricción crediticia, nos encontramos con la siguiente paradoja:

Para que las ventas crezcan (línea azul) el presupuesto (línea amarilla) se ve forzado a aumentar en proporción equivalente en aras a dar soporte al incremento de actividad. Pero en la medida en que hay que aumentar dicho presupuesto, la tesorería (línea verde) baja en igual cantidad y no se ve aliviada por el incremento de ingresos hasta los 90 días de media que tardan las ventas en convertirse en efectivo.

Dicha disminución inmediata de la tesorería -de por sí escasa- obliga a controlar y restringir con agilidad el presupuesto si no se quiere incurrir en un escenario de suspensión de pagos. Y a un menor presupuesto corresponde, lógicamente una menor capacidad operativa. Esto significa que a cada ola de crecimiento del negocio le sucede una reacción de signo contrario y dimensión proporcional que conlleva un agostamiento de la actividad durante un período entre dos y tres meses.

En definitiva, es la curva de tesorería o, si se quiere, la curva de los ingresos diferida tres meses en el tiempo menos la de tus consumos actuales, la que marca el techo de tu actividad posible en cada momento. La curva de la tesorería tira hacia abajo de la del presupuesto y esta a su vez limita el crecimiento aceptable de las ventas. Hasta que dichas ventas se hacen líquidas y permiten insuflar nuevos bríos al presupuesto, permitiendo por fin que nuestros ingresos suban tanto como nuestra capacidad comercial permita.

Pensar sólo en subir las ventas sin colchón financiero nos lleva rápidamente a la muerte por éxito. Gestionar la tesorería sin la información necesaria provoca el colapso  de la actividad en cualquier momento y reflejar en presupuestos hipótesis no confirmadas equivale a conducir a ciegas por una carretera sin quitamiedos.

Anuncios

15 comentarios to “día 92: reflejar el pasado, gestionar el presente, pensar el futuro”

  1. Wilhelm Lappe Says:

    Muy bueno… cuánta gente no es consciente de este problema?

    Otra de las cosas a gestionar, y de esta forma, porque temo que muchas veces lo hacemos por pura intuición (es decir a ojo) y si pasa algo no previsto se acabó.

  2. Gonzalo Martín Says:

    Bancos, se llama bancos…

  3. Arturo Says:

    Muy bueno, Jaime.

    Cuando en épocas como la actual, en la que no hay crédito para las pymes y mucho menos para los emprendedores, la fórmula ideal es cobrar pronto y pagar tarde, aunque en un negocio como el tuyo eso es complicado.

    Aunque siempre puedes recurrir a una línea de descuento. ¿No te merece más la pena darle 2 euros al banco de los 100 que tienes que cobrar dentro de 90 días que tener hoy 98 disponibles? Yo creo que sí, al menos hasta que se estabilicen ingresos y gastos.

    Hay otra paradoja en la que muchos mueren de éxito, como tú bien dices, y es hasta qué punto es rentable crecer: más equipos, más personal… ¿los ingresos se van a incrementar proporcionalmente? Si no lo tienes claro, no crezcas más de lo necesario…

  4. Fernando Polo Says:

    Y los bancos están duros este año. No son sólo bancos, tendría que haber fuentes de financiación para el crecimiento (los bancos no suelen distinguir entre crecimiento o pérdidas). No es lo mismo financiar el crecimiento (demostrado), que la caída de actividad (pérdidas).
    Tc está en un momento de crecimiento fuerte. En uno o dos meses, no sabremos cómo hacer frente a la tesorería (o sí, metiendo pasta los socios, como siempre)…
    Me gusta la gráfica (hoy he hablado con Reyes, de cobros, y me ha hablado de ti)…

  5. antonio Says:

    esto que comentas ha sido un problema recurrente para nosotros hasta que comenzamos a consolidar diariamente nuestro fondo de maniobra. esa es la mejor foto que puede tener un emprendedor para manejar el crecimiento
    fondo maniobra=activo liquido-pasivo liquido
    activo
    dinero en caja
    dinero en cuentas
    facturas penduentes cobro
    ayudas pendientes de cobro

    pasivo
    linea de credito
    gastos salariales proporcionales a dia del mes
    gastos de la empresa tipicos en un mes
    iae previsto

  6. Atocha Says:

    Impecable, ya lo he dicho en el mundo de wayne.

  7. Zihuatanejo Says:

    Es impecable toda la labor de control de gastos, ingresos y presupuestos, poder conocer el margen de maniobra que pueda tener la empresa (en este momento, aunque no se cobre nada un mes se sigue estando en números negros).

    El problema con el que muchos emprendedores y PyMes se pueden encontrar ahora es con los imprevistos: clientes no solventes, retrasos en los pagos, sobre todo dependiendo de la diversificación de la cartera de clientes que se tenga. A esto se le suma la desconfianza que sigue habiendo en el mercado.

    Lo que es admirable es que en las condiciones actuales ya se lleven 2 años con la empresa adelante y con gráficos claramente ascendentes!

    Mucho ánimo y un abrazo!

  8. Juan Says:

    En mi caso, los cobros van entre los 90 y los 180 días de aceptación de la factura (que se cae de la mesa de vez en cuando), por lo que tenemos un fondo de reserva para no tener que depender de los carroñeros (banqueros), que están a la que saltan por desvalijarte si les llevas un pagaré o descontar un confirming.
    Llevo 15 años con la empresa y todavía no he pedido un crédito al banco, pero debo ser el tío más raro de los empresarios de este país, eso sí, he sableado alguna vez a la familia cuando necesitaba liquidez un mes (y no es la familia Corleone….je je).
    Conozco casos que con las líneas de crédito se les ha ido la cabeza a los socios y se han fundido el dinero que no tenían (y que el banco no les va a regalar tan alegremente), y ya te imaginas cómo han acabado.
    Espero que sigáis adelante con Agoranews por mucho tiempo.

    Un saludo

  9. Nacho Villoch Says:

    La gestión del circulante -de la caja, las cuentas por cobrar y el credito a corto plazo- es posiblemente el talón de aquiles por el que mueren más proyectos de empresa.
    Han conseguido la financiación a largo plazo -recursos propios o linea ICO , o la que sea, para la inversión en el inmovilizado original- y luego “el dia a dia” -sin la ferrea disciplina y la meticulosidad que comenta Jaime en su post- les mete en un circulo vicioso… de dificil (y a veces traumática) solucio.
    La rueda de talones esta a la vuelta de la esquina… y la cadena se rompe por el eslabon más débil.
    Un análisis impecable y muy bien contado. (ni escrito por un profesional de la banca ;-))

  10. jaimeestevez Says:

    @nacho :
    Efectivamente la gestión de circulante es el talón de aquiles no sólo de proyectos de empresa… sino de empresas consolidadas, que han visto como de la noche a la mañana les cortaban sus líneas de crédito llevándolas al colapso. En mi caso, por suerte, arranqué ya con todos los grifos cerrados y nadie me pilló con el paso cambiado.

    También me parece muy interesante tu aportación del terrible contraste entre la relativa facilitad para acceder a financiación a largo plazo y las enormes dificultades para la financiación a corto.

    Un empresario puede adquirir 10 puestos informáticos financiados en óptimas condiciones sin despeinarse, pero financiar una nómina los tres meses que tus clientes tardan en pagar el servicio recibido… ah, eso es otro cantar.

  11. jaimeestevez Says:

    @juan

    Efectivamente, es un grave error pensar que una línea de crédito es dinero real de la empresa. La primera norma es operar como si no se dispusiera de ella y recurrir a la misma sólo en caso de imprevisto/emergencia.

    Sin embargo, yo diría que los propios bancos animaron durante años a incrementar la financiación a corto con este sistema para luego cortar por lo sano en cuanto la crisis mostró sus dientes.R esultado: agravaron la situación.

    Tener un fondo de reserva es todo un acierto por tu parte -fruto de la experiencia- pero no está al alcance de todos los que empiezan. Y la familia, dentro de un orden, sí que creo que es el activo más valioso de todo emprendedor en las ocasiones críticas.

  12. jaimeestevez Says:

    @zihuatanejo;

    Muchas gracias por tus ánimos! En nuestro caso estamos a punto de cumplir los dos años y aún cumpliremos muchos más gracias en buena medida a las personas que, tanto dentro como fuera de la empresa creen firmemente en el proyecto -personas como tú- y eso te da alas, incluso en los momentos más difíciles 🙂

  13. jaimeestevez Says:

    @antonio:

    Me parece magnífica tu aportación-consejo de consolidar diariamente el fondo de maniobra y el desglose de los conceptos a tener en cuenta. A ver si nos los aplicamos 😉

    @atocha:

    Muchas gracias, siempre, por tu apoyo incondicional

    @fernandopolo

    Los socios pueden meter pasta… mientras pueden 😉 Desde luego los bancos no están por la labor de financiar el crecimiento, andan en otras batallas. Así que ya sabes, no crezcáis demasiado ;P

    @arturo

    Sin duda, la cuadratura del círculo es cobrar pronto y pagar tarde, aunque sólo suele ser aplicable a negocios destinados al consumidor final (como el tuyo). En nuestro caso pagamos pronto (a menudo por adelantado) y cobramos tarde o muy tarde 😛

    Y respecto a darle 2 euros a un banco porque me adelante la factura de 100 euros a 90 días…. pues preséntame a ese banco 😉

    @gonzalo

    bancos, se llamaban bancos

    @wilhem

    De ahí el altísimo índice de fracaso de las empresas jóvenes, incluso con negocios rentables 😉

  14. Juan Says:

    Jaime, lo de los bancos no tiene nombre, el amigo mío que quebró fue básicamente porque el mismo banco que le daba dinero alegremente, llegó un día y dijo que la línea de crédito se había acabado y que devolviera lo que debía. Se juntó con un par de proyectos fallidos y a hacer puñetas.
    Tuve un día una reunión con unos chicos que estaban haciendo una propuesta de negocio de consultoría similar al mío como práctica en la universidad, y cuando me presentaron su plan de negocio casi me muero de las carcajadas.
    De primeras se habían puesto todos secretaria y coche de empresa, y esperaban que los trabajos vinieran por lo guapos que eran…
    Así que creo que en las universidades queda mucho por avanzar en este tema, así como en el de “venderse” personalmente, es lamentable los CV y las presentaciones que me envían por email todos los días, hasta de gente con 2 carreras…
    Bueno, me voy a la playa a pensar un poco más, a ver si ahorro en casa de la suegra que me trata muy bien 😉
    Un saludoT

  15. Matías González Marcos Says:

    Hola Jaime,

    desde mi punto de vista hoy en día comenzar (y continuar) una empresa sin ningún tipo de financiación ajena es de verdadero mérito. Yo la verdad que comparto esta visión de inicio de una empresa, puede que sea la mas complicada de cuadrar, pero es que al final es la mas satisfactoria para uno mismo.

    En conjunto con lo que comentan por aquí de los universitarios, yo me he formado en Ciencias Empresariales y al final, cuando hablas de crear empresas, siempre te llevan al mismo punto final, la financiación externa, ya sean bancos, business angels o subvencione estatales.

    ¿Es que una idea/empresa no se puede desarrollar sin este tipo de financiación? Yo creo que si, pero al final, lo que veo en el día a día de conocidos y no tan conocidos, es que a todos nos gusta tener ideas, pero mas nos gusta que alguien nos las haga realidad.

    Y en cuanto a financiación… no creo que haga falta comprar nuestras start ups, con cualquier start up extranjera… Ojalá estuviera aquí implantado ese modelo anglosajon de creer en las ideas y en dar tiempo a crecer antes de pedir beneficios… ojalá.

    Cuestión de culturas y mentalidades, supongo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: