Posts Tagged ‘prácticas’

día 52: incorporar estudiantes en prácticas

septiembre 13, 2008

Hacer cantera siempre es una buena idea y en el caso de un nuevo proyecto, una oportunidad ilusionante tanto para los que se incorporan como para los veteranos que comprobamos como enseñar es la mejor forma de aprender.

Incorporar becarios a una redacción o a cualquier otro tipo de estructura empresarial es una práctica que debe hacerse ateniéndose a unos determinados principios éticos y profesionales:

– Utilizar en la medida de los posible los cauces jurídicos adecuados: firmar un convenio con la universidad o centro de estudios correspondiente y respetar las normas de dicho acuerdo, como la figura de un tutor para cada estudiante y la existencia de una duración mínima y máxima para dichas prácticas.

Remunerar adecuadamente el esfuerzo de las personas: a pesar de que el principal beneficio para el estudiante en prácticas es la experiencia, habilidades y rodaje profesional que obtiene durante su desempeño en la redacción, en la medida en que está sacando trabajo adelante es justo remunerar económicamente su aportación y abonarle los gastos en los que incurre con motivo de sus prácticas. 

Centrar su actividad en sus intereses profesionales: esto debe quedar muy claro al principio de las prácticas. En nuestro caso, se trata de hacer ‘Periodismo y producción audiovisual’ y no fotocopias ni labores administrativas. Dar pequeñas responsabilidades que se van incrementando conforme avanzan las prácticas es, a menudo, una buena idea.

– Proporcionar los medios idóneos para su aprendizaje: tanto los medios materiales (ordenadores, acceso a Internet, cámaras…) como húmanos (deben saber a quién pueden recurrir ante cualquier duda o dificultad).

No utilizar a los becarios como sustitutos eventuales de profesionales en plantilla: típico de los períodos veraniegos, es muy común que cuando el ‘titular’ vuelve de vacaciones el becario tenga que ‘levantarse’ de su silla y acabar sus prácticas. Se trata de un desperdicio tanto para el estudiante como para la empresa. Un becario con la actitud y progresión adecuadas debe tener, en la medida de lo posible, posibilidades reales de incorporarse en el futuro a la plantilla de la empresa.

Seguimiento y evaluación de sus prácticas: el estudiante tiene derecho a saber si el aprovechamiento que ha hecho de su tiempo ha sido el adecuado y, en caso negativo, conocer las razones, así como las pautas que debería seguir para avanzar en su carrera profesional.

 

Desde la perspectiva del emprendedor es muy importante que la selección de los candidatos sea lo más rigurosa posible ya que, mientras que un buen becario soluciona problemas y eleva la velocidad de crucero del proyecto, un becario problemático puede convertirse en una fuente constante de quebraderos de cabeza y un despilfarro de los recursos siempre escasos de una start-up.

En mi caso no podría estar más contento con la incorporación de Boris y Pablo, así como con la breve pero productiva estancia de Christopher, quien de momento ha tenido que regresar a Amsterdam para proseguir sus estudios de periodismo multimedia.