Posts Tagged ‘crisis’

dia 89: capear la crisis publicitaria con la venta de servicios

octubre 31, 2009

Todos los grandes grupos de comunicación que en la Historia han sido han tenido a la publicidad como uno de sus más fieles aliados. Es un hecho: el Periodismo sin publicidad sólo se ha entendido hasta ahora como una rareza o un servicio público financiado vía tributaria.

Hasta el 2007, la estructura del mercado publicitario en las economías desarrolladas permitía plantearse el lanzamiento de nuevos medios de comunicación en soporte prensa, radio, televisión o Internet con la estimación de que, si se lograba llegar a la audiencia necesaria, la publicidad llegaría en cantidad suficiente como para hacer rentable la estructura empresarial. Se trata de invertir mucho al principio, tener una estructura grande que llegue rápido a una masa crítica de audiencia para que los ingresos publicitarios (complementados eventualmente con venta y suscripciones) superen los costes empresariales en no más de 3-4 años. Un modelo de publicidad basado en audiencias que, en el fondo, es tan aplicable a Google como a Telecinco. Se puede mostrar simplificadamente en el siguiente gráfico:

modelo publicitario

Este modelo requiere de una inversión inicial más o menos elevada, con la que asumir la práctica totalidad de los costes del primer año y un porcentaje menor durante el segundo y a veces incluso el tercer o cuarto año. Superado el punto de equilibrio entre ingresos y gastos se entra en beneficios y se puede utilizar el cash flow positivo para reinvertir en producto, acelerando de este modo el crecimiento de ingresos. Antes o después se alcanza un techo (cuota de mercado) que disuade de seguir incrementando la estructura. Deja de primar el crecimiento para hacerlo la rentabilidad. Con los deberes hechos, históricamente eran frecuentes márgenes de rentabilidad superiores al 30%

Sin embargo, desde el 2008, la inversión publicitaria se ha reducido y fragmentado. La mayoría de los medios han perdido audiencia y, además, esta audiencia se paga a un precio menor que antes. El CPM (coste por mil impresiones) de un anuncio en Internet se ha desmoronado, en parte debido a que los líderes del mercado han tirado sus tarifas para compensar la menor predisposición de los anunciantes a invertir y en parte debido a la aparición de nuevos actores relevantes (redes sociales) que aglutinan una enorme audiencia, disponen de un gran inventario publicitario y no requieren de estructura para generar contenidos.

Todo esto nos lleva al modelo publicitario fallido que arroja cadáveres mediáticos por doquier desde hace un tiempo:

modelo publicitario fallido

Como en el caso anterior, el arranque requiere de una inversión elevada para acaparar el interés de la audiencia con un producto atractivo y tirar de los ingresos publicitarios hasta el momento estimado para alcanzar el punto de equilibrio entre ingresos y gastos. Sin embargo, concluído el primer año se observa que el crecimiento de ingresos va a un ritmo menor del previsto y los consejos de administración deciden aligerar estructura en aras a acelerar el punto de equilibrio. Muy al contrario, dichos recortes conducen a un debilitamiento del producto que a su vez lleva a un estancamiento en la audiencia y en los ingresos publicitarios. El adelgazamiento de la estructura continúa pero cada vez está más claro que la rentabilidad no será fácil de alcanzar y llega un momento en que la empresa cierra, por decisión de los propietarios o por simple falta de liquidez.

Las empresas de comunicación que hemos tenido la suerte de nacer en plena crisis, como es el caso de Agora News ante la evidencia del nuevo entorno publicitario, tenemos una tercera vía a la que podemos/necesitamos recurrir: financiar nuestro crecimiento y el de nuestra audiencia con la venta de servicios de modo que, independientemente de cuánto tiempo tarde la publicidad en financiar nuestros contenidos, nuestro funcionamiento esté garantizado con otro tipo de ingresos recurrentes (en nuestro caso servicios de vídeo en directo por internet, coberturas y producciones audiovisuales por encargo, elaboración de canales de WebTV para empresas e instituciones y servicios de videomarketing y redes sociales). Según las capacidades y posicionamiento de cada organización la gama de estos servicios varía, pero es esencial que los contenidos generados con dicho servicio tengan una utilidad marginal como aglutinadores de audiencia y consolidación de marca. De ese modo, cabe esperar un momento futuro en el que el valor de mercado de la audiencia y su conversión publicitaria supere al valor de mercado de los servicios prestados para terceros, de modo que sea la audiencia, y no los servicios, quien condicione un ulterior crecimiento de la estructura. Se puede ejemplificar en el siguiente gráfico:

modelo servicios + publicidad

En realidad, el marco temporal de este último modelo no está validado, ya que falta perspectiva para poder confirmarlo, aunque es igualmente sólido alargando o acortando los plazos. Su principal ventaja es que los servicios se monetizan rápidamente (con lo que el período deficitario se reduce a unos pocos meses) y que los costes variables de estructura se pueden mantener fácilmente por debajo de los ingresos por servicios durante el tiempo que sea necesario hasta que se comprueba que la publicidad despega.

Anuncios

día 79: ‘Cada minuto que no aprovechas es un minuto que otro te lleva de ventaja’

mayo 9, 2009

Hoy empiezo titulando con mis propias declaraciones extraídas de la videoentrevista que podéis ver más abajo 😉

Resulta que esta semana he sido invitado por el foro universitario de medios digitales Funimedia para hablar en la mesa “Nuevos Medios en tiempos de crisis”, donde he coincidido con viejos amigos como Gumersindo Lafuente o Mario Tascon para explicar cómo, mientras los medios tradicionales llevan a cabo reducciones masivas de plantilla, aún quedamos unos pocos aventureros del Periodismo que nos dedicamos a lanzar nuevos medios inspirados en el paradigma digital.

La frase con la que titulo iba originalmente dirigida a los estudiantes de Periodismo, que no se pueden permitir el lujo de dejar pasar sus cinco años de carrera sin ejercer activamente el Periodismo tanto como Internet les permita, aunque también es totalmente aplicable a los medios de comunicación que pierden muchos minutos en adoptar medidas paliativas ante la crisis en lugar de encarar con decisión las transformaciones que el cambio de paradigma comunicativo requiere. Y aún es también aplicable a todo empresario y a todo aspirante a emprendedor que prefiere pasar la crisis ‘escondido en sus cuarteles de invierno’ en lugar de ponerse la bufanda y ganar terreno bajo la tormenta.

Y es que cuando veas con claridad el barco entre la bruma, significará que ya ha zarpado y que tú te has quedado en tierra 😉

día 66: aprendiendo (de nuevo) con Luís Martín Cabiedes

diciembre 15, 2008

Conocí a Luís hace algo más de 10 años en una sala de reuniones de Europa Press. El estaba buscando a una persona joven pero con experiencia periodística y comercial y conocimientos de Internet. Yo estaba buscando un trabajo ilusionante en una empresa periodística y el perfil del puesto me encajaba como un guante. 

Bastaron menos de dos años para lograr que la nueva división de la agencia dedicada a producir y suministrar contenidos digitales a sitios web se convirtiese en la más rentable y de mayor crecimiento del grupo. Luis demostró una vez más su buen ojo tal y como ya lo había hecho con Europa Press Televisión y Europa Press Comunicación.

Esta semana he tenido la suerte de volver a aprender de él durante su participación en el recomendable foro Iniciador en el que yo mismo tuve ocasión de participar hace dos meses.

Aunque varios posts ya han contado detalladamente el contenido de su intervención (que realmente fue un debate de principio a final con los emprendedores presentes) yo voy a reseñar un par de aspectos que me parecen especialmente valiosos para los que estamos arrancando un proyecto:

“La crisis hace daño al que ya está establecido pero genera oportunidades para el que comienza ahora“: Lo que debe importar al que lanza ahora un negocio no es que el tamaño de un mercado disminuya o que su ritmo estimado de crecimiento sea menor de lo previsto sino ser capaz de hacer las cosas ‘relativamente’ mejor que la competencia. Puede que nuestro negocio madure lentamente, pero si arañamos cuota de mercado a otros y demostramos más eficiencia que la media, nos irá bien.

“Ni el emprendedor ni el inversor controlan el tiempo de las cosas”: A este respecto Luís recordaba como algunos de los emprendedores en los que él ha invertido insistían en gastar rápidamente mucho dinero en Marketing para hacer crecer el negocio. A su juicio, eso es despilfarrar los recursos. El negocio debe ir concretándose y desarrollándose a la espera de ‘encontrar su momento’, es decir, conectar con el mercado. Y es en ese momento, que el negocio comienza a despegar cuando hay que echar el resto, tanto en esfuerzo como en dinero, para multiplicar la dimensión de la empresa por diez, por veinte o por treinta.

“Ninguna cantidad de dinero puede hacer viable un proyecto que no florece por sí solo”: En este sentido, Luís relativizó la importancia del ‘business angel’ y del ‘capital riesgo’, insistiendo en que es al emprendedor a quien corresponde encontrar la mejor oportunidad de negocio y construir un proyecto empresarial viable en torno a ella. Una vez la empresa se ha constituído, la actividad se ha iniciado y las cuentas están bien claras es cuando los inversores pueden (o no) sentirse atraídos por la posible oportunidad de inversión que acelerar el crecimiento de dicho negocio represente para ellos.

A continuación os dejo algunos vídeos con la charla de Luís donde encontraréis muchas más ideas sugerentes, especialmente si estáis pensando en acudir a un inversor privado. No siempre se le entiende bien pero es que Luís habla rápido y vocaliza poco (nadie es perfecto;)

[blip.tv ?posts_id=1573123&dest=-1]

[blip.tv ?posts_id=1573521&dest=-1]

[blip.tv ?posts_id=1577703&dest=-1]

Día 63: Las razones por las que no quiero tu dinero

noviembre 23, 2008

Tras la lectura de un más que lúcido post escrito por el empresario e inversor en proyectos TIC Alejandro Suárez con el título ‘Las razones por las que no voy a invertir en tu proyecto’ me sentí en la necesidad de aclarar yo también en un post mi postura frente a inversores y financiadores:

-A la gran caja de ahorros que, tras un mes estudiando mi solicitud de factoring para que me adelantaran parcialmente el importe de una factura emitida a la Administración me responde “dado que su cliente es totalmente solvente no hay ningún problema en aprobar la operación siempre que usted previamente nos traiga las escrituras de propiedad de su vivienda para avalar dicha operación” yo le digo:

No quiero tu dinero porque tus condiciones atentan contra todos los principios del derecho mercantil por los que se rigen tanto tu entidad como la mía. Si yo constituyo una Sociedad de Responsabilidad Limitada no es para responder de la misma con mi patrimonio personal así como yo no espero que embarguen las casas de directivos y accionistas de tu entidad en la desafortunada hipótesis de que la crisis se te lleve por delante.

-A los inversores que esperan poder comprar duros a peseta en la nueva coyuntura económica yo les digo:

No quiero vuestro dinero en mi capital: Si queréis cazar gangas, id a la bolsa a comprar a precio de saldo las acciones de todas esas compañías a las que se les ha atravesado la crisis. Las pequeñas empresas nacidas en plena crisis y que ya estamos en números negros no nos devaluamos con la misma sino que nos hacemos más fuertes cuanto más arrecia el temporal. La perentoria necesidad de rebajar costes de las grandes organizaciones las hace huir de proveedores caros e ineficientes en busca de soluciones flexibles y competitivas que, a menudo, los pequeños estamos en mejores condiciones de proporcionar.

-A los funcionarios que gestionan ayudas públicas cuya solicitud requiere un esfuerzo ingente de documentación y papeleo y cuya concesión se puede demorar meses o incluso años les digo:

No quiero vuestra ayuda porque mi tiempo vale más que vuestro dinero y porque atender necesidades de financiación con seis meses de demora parece más un chiste que un servicio público (para cuando llegan, o bien el beneficiario ha quebrado y ya no puede percibir la ayuda, o ha salido adelante con sus propios recursos demostrando que en realidad no necesitaba la ayuda).

 

En definitiva el dinero que sí quiero es el de los clientes satisfechos que deciden repetir tras probar o el de los nuevos clientes atraídos por las buenas referencias de los anteriores. Y en el capital de Agora News sólo son bienvenidos los accionistas que verdaderamente aportan valor, ya sea como socio industrial o comercial o por formar parte activa de nuestro consejo asesor.

 

Aprovecho para recomendar una vez más el excelente post de Damian Voltes ‘cuando el dinero hace daño a las start-ups’

día 61. Sobrevivir a la crisis (III): de la venta al trueque

noviembre 8, 2008

En un entorno donde el valor del dinero tiende a infinito y el valor del trabajo tiende a cero, donde el dinero ya no es dinero, sino que es arroz que todos quieren acumular para evitar el riesgo de inanición, la supervivencia empresarial puede requerir el uso de fórmulas imaginativas:

El trueque es el sistema de intercambio comercial más antiguo de la Historia, muy anterior a la invención del dinero y que aún acapara el 40% del comercio mundial.Todas las organizaciones, salvo las de naturaleza financiera, tienen mucho que ganar y nada que perder con un uso inteligente del trueque.

Si hablamos de empresas de servicios, como es mi caso, la caída de la demanda puede conducir a un excedente de capacidad productiva que se puede aprovechar de diversos modos a la hora de crear valor o evitar desembolsos monetarios:

-Intercambio entre empresas de servicios: se puede obtener un desarrollo web a cambio de una produccion audiovisual, por ejemplo.

-Asociación con empresas afines que necesitan ahorrar: ante las dificultades de muchas empresas para mantener unos alquileres altos es planteable ‘hacer sitio’ a otra empresa en nuestras oficinas a cambio de compartir un único alquiler. La modalidad de trueque sería cuando una empresa aporta sus equipos materiales para uso común mientras la otra garantiza el espacio físico para albergar a ambas.

-Intercambio entre empresa y empleados: en caso necesario, se puede canjear el bonus o paga extra pactados por un portatil, una cámara u otro bien de consumo que no se requiera en el día a día. Otra opción es convertir dicho bonus en acciones o participaciones de la empresa.

-Patrocinios en especie: este es un caso especialmente interesante de trueque. Cuando no hay presupuesto para marketing convencional se puede lograr notoriedad de marca y acercamiento al público objetivo mediante el patrocinio en especie de determinados eventos. Agora News ha llevado a cabo esta fórmula de trueque recientemente durante la celebración del III Congreso Internacional de Nuevo Periodismo, en calidad de ‘Media Partner’ realizando entrevistas periodísticas con los ponentes invitados:

[blip.tv ?posts_id=1433863&dest=-1]

Como se puede entender fácilmente, es un caso claro de ‘win-win’ sin desembolso económico: gana el congreso porque obtiene difusión y proyección mediática y gana Agora News porque sitúa su logo entre los promotores del Congreso y obtiene un acercamiento directo a su clientela potencial, como se puede apreciar en esta entrevista al director del diario ABC.

día 60. Sobrevivir a la crisis (II): Aguantar tres años sin financiación

noviembre 4, 2008

En estos momentos ninguna start-up puede sobrevivir si depende de financiación externa (ya sean bancos, inversores o donativos). Y va a seguir siendo así, al menos, durante los próximos tres años (acogiéndome al secreto profesional no voy a revelar mi fuente).

La única forma de poder vivir sin financiación es tener una caja abultada (que no es mi caso), unos accionistas con capacidad de inyectar liquidez periódicamente (que ojala fuera mis caso) o el truco más viejo del mundo: que los gastos mensuales no superen los ingresos mensuales (lo que yo estoy haciendo).

He comentado en posts anteriores medidas para contener los gastos, pero hoy voy a añadir los pasos que he dado en las últimas semanas para reducir los costes hasta el umbral de la supervivencia empresarial:

-Reducir plantilla fija: de cuatro nóminas hemos bajado a dos. Los colaboradores representan, con ingresos similares, la mitad del coste empresarial que los empleados.

-Alojar vídeo en servidores gratuitos: Blip.tv se ajusta perfectamente a nuestras necesidades y no cuesta dinero.

-Reducir el sueldo del administrador: he vuelto a ser mileurista aunque esta vez con satisfacción. Si hay que hacer sacrificios, éstos deben empezar desde arriba.

-No viajar si no es imprescindible: Aviones, Hoteles, Gasolina, Comidas... acaban suponiendo una partida importante a fin de mes. Aunque haya que volverse sedentarios una temporada ya tenemos herramientas en la Web que nos permiten mantener el contacto con los que están lejos.

 

Y si no reduces los gastos a tiempo te puedes ver en una tesitura tan incómoda como la siguiente:

(Actualización 6-11-08: he publicado un análisis del ‘caso Mobuzz’ desde la perspectiva de la comunicación en  mi otro blog)

día 59: Sobrevivir a la crisis (I) De los costes fijos a los variables

octubre 25, 2008

Decía hace poco alguien que sabe un rato de economía “sabemos que hay una fiera en la selva. Podemos oírla. Pero aún no sabemos de qué tipo de fiera se trata ni cómo de peligrosa es”. En otras palabras: “esperemos lo mejor pero estemos preparados para lo peor”.

La cuestión para el empresario-emprendedor que ha puesto un negocio en marcha e intenta mantenerlo a flote es que parece que pintan bastos en el mercado y hay que prepararse para sobrevivir a la crisis. 

Una primera reflexión a este respecto es la estructura de costes de la propia organización. ¿cómo de flexible es? ¿aguantaría tanto una crisis moderada como una profunda recesión? Veamos las distintas hipótesis tomando como referente mis propias magnitudes financieras:

Hipótesis 1; no tomamos ninguna medida y se produce un crecimiento razonable del volumen de negocio:

escenario_1

Resultado: nuestros ingresos suben muy por encima de nuestro nivel de gastos logrando los resultados previstos en nuestro plan de negocio

 

Hipótesis 2; No tomamos ninguna medida y el volumen de negocio se estanca debido a la crisis:

escenario_2

Resultado: como decía un buen amigo “de fracaso en fracaso hasta la derrota final”. O dicho de otro modo, con unos ingresos que nunca llegan al nivel de los gastos, ves como la empresa acumula pérdidas mes a mes hasta que toca echar definitivamente la persiana.

 

Hipótesis 3; Ante el estancamiento de ingresos descrito en el caso anterior, reducimos los gastos fijos al 40% del nivel actual mientras producimos para clientes con un coste variable equivalente al 50% del volumen de ingresos:

escenario_3

Resultado: la empresa mantiene los números negros, sin unos resultados tan elevados como en la hipótesis 1, pero con un buen nivel de rentabilidad.

 

Hipótesis 4; Con la variabilización de costes descrita en la hipótesis anterior, nos encontramos con que los ingresos de nuestra empresa en 2009 caen dramáticamente debido a la crisis:

escenario_4

 

Resultado: no ganamos dinero, pero tampoco lo perdemos. La empresa puede aguantar la mala racha gracias a su estructura de costes variables, a la espera de que vuelvan mejores tiempos.

 

Conclusión: cuando no puedes permitirte el lujo de jugarte el futuro de tu empresa a cara o cruz, la ‘variabilización de los costes’ se convierte en una estrategia necesaria para garantizar la supervivencia. Esta reconversión de tu organización exige necesariamente una plantilla de menores dimensiones y una gran capacidad para recurrir a freelance, colaboradores o subcontratistas tan pronto como sea necesario.

día 56: el tuerto guiando al ciego o cómo aconsejar cabalmente a otro emprendedor

octubre 19, 2008

En los últimos días me he encontrado, en reiteradas ocasiones, ante la difícil tesitura de escuchar y aconsejar a emprendedores (o más bien preemprendedores) que buscan desesperadamente sacar adelante sus proyectos y no terminan de dar con la tecla adecuada.

En uno de los casos, el acercamiento se basaba en una supuesta semejanza de perfiles. En palabras de mi interlocutor “tanto tú como yo hemos trabajado muchos años en un gran medio tradicional y ahora nos enfrentamos al reto de ser empresarios de la Comunicación poniendo en valor nuestra experiencia”. En realidad la semejanza acaba ahí. Él fue presentador de televisión durante décadas y ahora se ha visto afectado por un ERE masivo e intenta hacer de la necesidad virtud. Jamás tuvo que dedicarse a vender, facturar o cobrar en su antiguo empleo.

En un esfuerzo loable, constituyó hace seis meses una empresa con la que intenta suministrar contenidos audiovisuales a las grandes cadenas de televisión apoyándose en su imagen personal. Pero no ha comprado cámaras porque ‘salen muy caras’. Su estrategia de producción pasa por llegar a acuerdos con grandes productoras que le den respaldo a la hora de vender contenidos. El problema es que las productoras le rechazan con el argumento “tú intentas meterte en nuestro mercado valiéndote de nuestros recursos y encima quedarte con buena parte de nuestro margen de negocio.”

Mi consejo fue que dedicase más esfuerzos a vender y menos a pelearse por el reparto de porcentajes con potenciales subcontratistas.

En otra de las ocasiones un profesional que ha desarrollado su carrerar profesional en las lides de la consultoría y ahora está decidido a emprender me expresa su desesperación por “enganchar en alguna cadena de valor dentro de la ‘cultura digital’ española”. Su propuesta de valor, según explica en su plan de negocio, se basa en:

“crear un nuevo concepto de eLearning para satisfacer la demanda insatisfecha del mercado. Utilizar la creciente convergencia tecnológica y cultural de la TV con la Internet para diseñar y ejecutar metodologías para el ‘aprendizaje colaborativo’ que resultan más atractivos y facilitan la transferencia de lo aprendido en ‘el espacio virtual de aprendizaje’ a los campos reales de actuación donde se desempeñan profesionalmente los alumnos”

Mi análisis es que la inercia de la consultoría centrada en grandes organizaciones puede llegar a ser un obstáculo para empezar desde cero. Determinados planteamientos pueden ser óptimos para solicitar una subvención o incluso para que una gran empresa experimente con una nueva vía de negocio. Pero no son válidos cuando tienes que comenzar a construir algo con escasos recursos. 

Mi consejo fue “creo que lo importante cuando empiezas de cero no es tanto identificar dónde está el valor sino identificar dónde está el dinero. Después llega el momento de construir la propuesta de valor para que ese dinero cambie de manos

Más sencillo me resultó aconsejar a un emprendedor que me llamaba desde el INEM para explicarme que no le adelantaban el pago único al intentar constituir su SL: “lo solicitas como autónomo, haces las inversiones necesarias para arrancar tu negocio y en segundo paso llega la SL”

Otro emprendedor social y amigo me confesaba recientemente “le tengo tanta aversión al excel que las previsiones de mi plan de negocio las estoy haciendo con Photoshop”. No sé si se lo dije en el  momento, pero en todo caso le respondo ahora: “vas a tener que pasar por el aro de las hojas de cálculo, te gusten o no, por muy social que sea tu proyecto”

Por último, reconozco que a dos personas que estaban dudando si dejar ahora su trabajo para emprender tuve que decirles, de corazón, “espera unos meses antes de lanzarte a la piscina, porque la están drenando y aún no sabemos si el agua tiene dos metros o dos centímetros de profundidad

Aprovecho para dejar algunos enlaces con mejores consejos de los que yo me creo capaz:

Startups, ¿ahora o en otro  momento? por Alejandro Santana

Consejos de Sequoia VC para sus startups participadas por Om Malik

El Apocalipsis ¿y aún crees que no te afectará mucho?, por Alejandro Suárez

Web 2.0 y crisis por José A. del Moral

Web 2.0 y crisis: no es para tanto por Miguel A. Díez Ferreira

El que tenga un duro, que lo guarde por Carlos Blanco (citanto a Luis Martín Cabiedes)

Por si estás pensando en buscar inversión por Javier Martín

Emprender en tiempos de crisis por Antonio Andujar

Dia 55: compartir tu experiencia con otros emprendedores

octubre 12, 2008

Esta semana he tenido el placer de participar en el foro Iniciador para compartir con medio centenar de emprendedores mi experiencia durante estos cinco primeros meses de aventura empresarial.

iniciador_oct

Tras comenzar la charla presentando mi modelo de negocio comenzó una animada charla en la que participaron casi todos los asistentes. A continuación os resumo algunas de las cuestiones más interesantes que se plantearon:, 

¿como afecta la crisis a los emprendedores? Enormemente, tanto por la parálisis del sistema financiero que en la práctica te impide acceder a recursos ajenos, como por la debilidad del mercado al que te diriges y el creciente riesgo de impagos. En mi caso, me ha llevado a redimensionar mi plan de negocio, comenzando con una estructura mucho más pequeña que me ha permitido alcanzar el break even en la mitad de tiempo. Algo absolutamente imprescindible para sobrevivir en los tiempos que corren. Por otro lado, la crisis genera oportunidades como la necesidad de las empresas de reducir costes buscando nuevos proveedores, más económicos, y la disponibilidad creciente de profesionales con menores expectativas salariales en el mercado de trabajo.

¿como puede ahorrar el emprendedor en los primeros meses?  Sin duda una de las claves es la ubicación física del negocio. Trabajar desde casa puede resultar tentador e incluso recomendable en los momentos iniciales pero a medio plazo puede tener un alto precio en términos de productividad y generar disfunciones en el ámbito social, familiar y personal. Además, no resulta adecuado para trabajar en equipo. Mi recomendación es solicitar un despacho en algún vivero de empresas con lo que se ahorra fácilmente entre 1.000 y 2.000 euros al mes además de evitar los quebraderos de cabeza vinculados a las licencias, la limpieza y la seguridad. En otro post he explicado recientemente otras fórmulas para ajustar los costes al máximo.

¿emprender para vender tu empresa o para hacerla grande? Fueron varias las preguntas que me hicieron en este sentido y que inevitablemente me trajeron a la cabeza la idea de ‘dar el pelotazo’. Aunque son frecuentes los análisis que afirman que si no te planteas un ‘exit’ no mereces el interés de los inversores yo no puedo sino decir que me gusta mi profesión y por eso pongo en marcha una empresa periodística con la que aspiro a tener unos ingresos dignos y a realizarme profesional y personalmente. Además ya tengo el inversor que me interesaba, y que me ha proporcionado el apoyo financiero e industrial que precisaba para arrancar.

Hay otras referencias interesantes a mi participación en Iniciador en los siguientes blogs (gracias a todos 🙂 ):

Iniciador

Loogic

Wilhelm Lappe

Desencadenado